LA POMPA CON MOTOR

Los helicópteros son un mundo aparte, pero a la vez tan cercano... ¡son capaces de quedarse quietos en mitad del aire! Eso le añade un grado extra de dificultad y concentración para pilotarlos; sus complejo sistema de rotación de aspas le permite moverse en todas direcciones que quiera su piloto... por cierto, ¿sabías que en los helicópteros, al revés que en los aviones, el capitán se sienta a la derecha?

Fíjate en su sencillez: estructura simple y abierta para ahorrar peso, un motor, y una cabina "pompa" para ver en todas direcciones. Listo. Su hélice principal lo mantiene y dirige por el aire, y la hélice de atrás le evita girar como un trompo. Pero hace años dejó de volar y estuvo en un campo cordobés, a la espera que lo rescatásemos y nos pusiéramos manos a la obra a restaurarlo como helicóptero de tráfico.

Pero su historia no se limita a eso: tiene más de 24 variantes hermanas, y es toda una proeza: en 1946 se convirtió en el primer helicóptero autorizado para uso civil, en 1950 fue el primer helicóptero en volar sobre los Alpes, y en 1952 batió el récord de helicóptero bi-pistón al volar sin parar 1.959 Km, y a día de hoy sigue imbatido.