El museo respira gracias a donaciones y la ayuda incalculable de los voluntarios Amigos del Museo.

Profesores, pintores, abogados, historiadores, estudiantes, conductores de bus, electricistas, jubilados, jueces, comerciantes, ingenieros, pilotos, azafatas, mecánicos de coches y aviones, técnicos en televisión ...

Cada uno aporta su granito de arena e ilusión para restaurar, mejorar, y crear algo que todos puedan disfrutar.


¡Únete a nosotros!

Todo el mundo es bienvenido: nos unen las ganas de ayudar, y nuestra pasión por el museo y la aviación.

No importa tu nivel de conocimientos: venimos a divertirnos y aprender entre todos.

 

Cómo hemos avanzado